Sobre el concepto de asamblea y su práctica (Anónimo).

Apuntes y reflexiones.

El Asambleísmo nace como reacción al autoritarismo en el que unas personas, por el hecho de haber obtenido más votos que otros partidos o formaciones, se arrogan, conforme a las leyes establecidas por grupos de poder que los han precedido, carta blanca durante un largo periodo de tiempo a fin de decidir y tomar toda clase de decisiones —de manera ventajosa para ellos— sobre la sociedad que presiden. Queda así establecida una escisión social entre grupos, barrios, pueblos, sociedades, etc. Los elegidos en democracia, conforman una sociedad estructurada en clases sociales. Lo más determinante en esta sociedad serán las relaciones de poder de unas minorías sobre otras amplias mayorías. Es importante señalar, para no simplificar la problemática, que no se trata solo de una diferenciación económica, sino de otras de tipo cultural, de educación, de relaciones de rivalidad y competitividad, respeto de la naturaleza, etc.

Como sea que la elección del grupo político dominante viene mediatizada, impulsada y difundida por los poderes de propaganda del entramado político-económico —denominado medios de información—, esta elección-selección de los elegidos es en definitiva una operación de un inmenso alcance social y económico. El acontecimiento del sufragio universal es presentado como una fiesta democrática en la cual toda la ciudadanía decide libremente aquello que considera más adecuado para sus intereses vitales. Las gentes, además, entienden y asumen su disposición para aceptar la decisión de la mayoría. En realidad sin embargo sabemos de qué manera los grandes partidos están soportados y condicionados por banca, grupos financieros, lobbys, compañías energéticas, etc. El resultado final obtenido es el haber dado forma legal a un gran fraude y engaño.

Nunca se dice que los esclavos, mujeres y metecos —extranjeros que vivían en Grecia—, no tenían voto en la cuna de la civilización de la democracia.

Ahora bien, tenemos que hacer una mirada a nuestra historia personal, de dónde venimos, cómo hemos sido educadxs, nuestros itinerarios laborales. Ver cómo hemos actuado siempre bajo la amenaza y el castigo; de qué manera la represión ha sido el arma que nos ha sacudido y golpeado. El peso cultural, afectivo, represor del patriarcado en la sexualidad y la discriminación de géneros… Somos fruto y producto de este sistema cultural, social, económico y político.

Precisamos una reeducación fundamental de y en nuestras concepciones y en nuestras prácticas cotidianas, y esto no resulta fácil. Difícilmente lo podemos hacer solxs puesto que hemos sido educadxs en el individualismo y la insolidaridad, alejadxs del espíritu crítico, distantes de la reflexión y la personalización. Bien al contrario, hemos sido amaestrados para imitar y repetir los patrones del sistema: mimetismo de los roles; sumisión a los dictados de las leyes y de las autoridades escogidas libremente por todxs nosotrxs; aleccionadxs en el trabajo como actividad superior —sino suprema— de los humanos en la vertiente de la productividad máxima y la competitividad; en la necesidad de los ejércitos como defensa de la soberanía nacional; escolaritzadxs y enseñadxs, domesticadxs en la dirección que el sistema de producción y acumulación de bienes necesita, no de aquellos bienes que de verdad necesitamos los humanos…; en el poderoso acento puesto en la propiedad privada, propiedad intelectual, propiedad de viviendas en pocas manos, propiedad de los medicamentos, patentes de las semillas, propiedad de la tierra, etc. Es decir: para dar continuidad a un sistema basado en la generación de beneficios para una minoría y pérdidas o migajas para la mayoría.

El precio de todo esto es ingente: industria de armamento, guerras, exterminio, desolación, hambre, un Mediterráneo teñido de sangre, el expolio del planeta, un millón de jóvenes sin trabajo en España y un millón ochocientas mil familias en las que todos están en el paro… En nuestro país, el número de ricos han aumentado un 35% desde que empezó la crisis en 2008.

La Asamblea no es un fin en sí mismo, es un instrumento para alcanzar un proyecto.

La Asamblea es un medio y un método de defensa y resistencia frente a la barbarie de la democracia imperante. Una arma para hacer frente al sistema de dominio del sistema capitalista y patriarcal. El asambleísmo es un potente medio de superar lo viejo, de renacer y reeducarnos. En ella, nadie preside, manda, ni señala qué es lo mejor y lo peor. No es moralista, doctrinaria, ideológica. Implica escuchar, valorar, sopesar las expresiones del otro y renunciar con frecuencia a aquello que creíamos que era lo mejor.

En la Asamblea buscamos, por encima de los quehaceres prácticos cotidianos, desentrañar la realidad que nos envuelve; descubrir para construir —sin engañarnos, sin falsas ilusiones— una sociedad más allá del trabajo alienado y alienante, del dinero, de la represión, del autoritarismo.

En ella es el consenso, el acuerdo de todxs —no de quien tiene más votos— una característica.

La palabra es el medio y el instrumento más importante que tenemos y usamos para desenvolvernos como sujetos sociales; a través de ella nos expresamos, transmitimos nuestras inquietudes, pensamientos, deseos, ideas, razones… Es por ella que somos personificados, distanciándonos de los grandes simios, resto de animales y entes del reino vegetal y mineral.

Es preciso entender, lo que dice la persona que tenemos enfrente; para ello es menester hacer un esfuerzo para salir de nuestros parámetros subjetivos y abrirnos a las palabras que dice “el otro”. Antes de estar o no estar de acuerdo con él, es indispensable comprender aquello que expresa con su palabra; si no es así, la comunicación no es posible, está condenada al fracaso, abocada a un diálogo estéril, muchas veces al enfrentamiento de dos monólogos.

La asamblea se constituye alrededor de un proyecto común; si el proyecto y los fines son diversos, o no son al menos homogéneos, tarde o temprano la asamblea se hará inviable. Por ello, es interesante poner en común y perfilar las diferencias que puedan surgir. Donde sí que pueden surgir estas diferencias es en los medios para caminar hacia los fines propuestos, si bien cabe recordar que nunca podremos servirnos de medios tortuosos o de instrumentos y prácticas que estén en contradicción con los fines propuestos.

La asamblea conlleva compromisos; no podemos caer en juegos de ideas brillantes sin sopesar si éstas las vamos a llevar a cabo, y para ello somos las personas que las discutimos las que las tenemos que plasmar con nuestros compromisos.

Nuestros encuentros, en lo posible, no pueden reducirse a la mera gestión y resolución de problemas; lo deseable es que nuestros encuentros sean tanto espacios de convivencialidad como de crecimiento de nuestras conciencias en el ámbito más importante, lo social,

Puntos a tener en cuenta sobre la asamblea:

Construcción colectiva:

Al participar en una asamblea, nuestro pensamiento, nuestros puntos de vista, pasan a formar parte de un todo (cerebro colectivo) ya que este maneja mayor cantidad de información que el cerebro individual, dándonos más puntos de vista, o sea, una perspectiva más amplia.

Esta diversidad y amplitud, nos permite poder afrontar los desafíos del día a día de una manera más integradora y renovadora.

La percepción de la asamblea como espacio de construcción colectiva, da cabida al debate y a la dialéctica, pero va mas allá pues muchas veces no pretende solo enfrentar propuestas sino crearlas y trenzarlas desde aportaciones embrionarias.

Interacción en el grupo:

Las asambleas están concebidas para establecer interacciones. Mediante la interacción el grupo puede desarrollar sus potencialidades, limar asperezas, lograr un crecimiento personal y colectivo. Pero la interacción presenta también algunos problemas:

*una persona habla sin parar (monopoliza el uso de la palabra).

*todas las personas hablan pero no se entienden.

*no se incorpora lo que se dice.

*etc., etc.

La participación:

En los grupos horizontales la participación es a la vez una condición y un fin. Para que se dé la inteligencia colectiva es necesario que exista participación, es decir, que efectivamente el resultado final proceda de la interacción entre las personas participantes.

Moderación:

Para que esta interacción entre las personas participantes de la asamblea se pueda desarrollar de una manera armoniosa, muchas veces se recurre a la figura del moderador.

El moderador organiza y diseña de una forma flexible (sin perder el norte) el desarrollo de la jornada.

Su función será:

*introducir temas.

*gestionar la participación

*regular tiempos.

*cerrar o hacer concluir temas.

*gestionar la continuidad.

*proponer técnicas.

*desactivar comportamientos agresivos o irrespetuosos.

*sintetizar y recordar el sentido del tema, del colectivo y de la asamblea.

*etc.

Consideración sobre la moderación:

La moderación es una tarea compleja que requiere aprendizaje. Muchos colectivos van rotando la función del moderador, con la doble finalidad de no concentrar poder y de permitir el aprendizaje de más personas.

La experiencia, el conocimiento de los intereses del grupo, el equilibrio entre la firmeza y el humor, el conocimiento de métodos y técnicas y la capacidad de hacer propuestas de consenso son características que ayudan a una buena moderación.

Consenso:

La voz fruto de la interacción y la participación de lxs integrantes de la asamblea es el consenso.

El consenso recoge en la decisión las diferentes miradas que hay en un grupo. Es el resultado de una construcción colectiva. Da tanta importancia a la alternativa resultante como al proceso por el que se llega a ella. El proceso por el que se llega a una decisión afecta a la manera en la que se aplica la decisión. El consenso se diferencia de la unanimidad en que es un proceso en el que partiendo de posiciones diferentes se construye una posición en la que todas las personas están de acuerdo.

Deixa un comentari

Filed under Anarquismes i moviment llibertari., Opinió, pensament i debat.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s